martes, 29 de marzo de 2011

De enfermedades y de … magia

No pensaba yo tardar tanto en escribir mi segundo post, pero como pasa a menudo con los chiquitajos, es mejor no hacer planes muy estrictos porque todo puede cambiar en el último momento! En fin, que hemos tenido al pocholo (de nuevo) enfermito. Normalmente son ellos los que nos pasan los virus a nosotros, pero esta vez me temo que tengo que confesar que la primera en haber caído fui yo! Lo siento pocholo!!
El caso es que cuando un niño se pone enfermo en una familia de padres trabajadores y expatriados (o ahora que lo pienso mejor al revés, porque es sobre todo lo de expatriados que complica el asunto), es siempre una pequeña catástrofe logística! Que quién va a buscarlo de toda urgencia a la guardería, y ya de paso va a buscar a la otra al cole, que quién se queda con él al día siguiente (y aguanta la cara del jefe al oír que otra vez esta uno – normalmente detrás va el otro – enfermo), que quién pide cita con la pediatra (y pasa por la farmacia acto seguido, que aquí si no sales del médico con unas cuantas recetas es como si te hubieran robado el dinero de la consulta), etc, etc, etc …
Por supuesto, lo peor, es ver a tu peque sufrir, y ya cuando te aseguran que no es nada grave y cómo hacer para tratarlo, pues a aguantarlo! Porque mira que nuestro pocholo tiene un carácter ADORABLE, pero oye, cuando está enfermo no hay manera, nada sirve sino es estar en brazos y que le den muchos, pero muchos mimitos y besitos, se ponga de llorón y pesado como se ponga J
Y de ahí viene la segunda parte del título de esta entrada: la magia … porque, no es maravilloso el poder de curación que tenemos los padres? Que bastan unas caricias, unos arrumacos, unos besitos, para que cualquier niño se sienta mejor, y la mamá, pues ni te cuento, como una súper mamá digna de una mención de honor en el listado de súper mamás!
Al menos así es como me siento yo cuando por fin dejo el estrés detrás, me concentro en que mi pocholo se ponga bueno, y me dedico a darle todos los cariñitos del mundo, con un resultado espectacular y casi inmediato, como una maga!

martes, 22 de marzo de 2011

Un año más

Hoy es mi cumpleaños!
Sí, me ha parecido la fecha perfecta para empezar este blog, aunque la razón sea bien distinta.
Resulta que antes de que naciera mi primer retoño, retoña en este caso, empecé un diario para contarle muchas cositas… la ilusión de estar embarazada con ella, los viajes que hacía en la barriguita de su mama (resultó ser una época de bastantes viajes “exóticos” por razón de trabajo) y bueno, todas las emociones que me producía su desarrollo y la espera. Deje espacios para poner las ecografías de ella en mi vientre (incluida una en tres dimensiones donde se le veía perfectamente la carita y ya se intuía que era clavadita a su papá, aunque de eso ya hablaremos!), espacios para poner fotos mías con la barrigota, su habitación preparada, etc. Seguí escribiendo en ese diario hasta que nos mudamos… y ahí, para asegurarme que nadie lo miraba, escondí el diario en un sitio tan especial y tan bueno, que no lo he vuelto a encontrar!
Desde entonces llevo pensando en que debería empezar otro diario, que la vida pasa tan rápido y uno se olvida de los pequeños detalles que tanto nos hacen reír en el día a día demasiado deprisa! Así que por fin hoy me decido a empezar este blog / diario, y además a compartirlo con todos vosotros, si os interesa.
Entretanto, mi chiquitina (que en una semana cumplirá tres años) ya es hermana mayor, de un pocholo (de un año y casi cuatro meses) si cabe más amoroso todavía.
Hasta muy pronto nuevos amigos!
PS: ha-ha, ya pensabais que no lo iba a decir eh? Pues sí, cumplo 37! Olé mi gracia!