jueves, 30 de junio de 2011

¡Saltándome las normas!

Hala, lo he decidido, me lanzo a la piscina, me salto mis propias reglas y os publico una foto ¡de mi chiquitina!!
Que... ¿por qué ahora? ¿Por qué así de repente?
Pues primero, porque muchas de vosotras lo hacéis y la verdad es que mola ver las caritas preciosas de vuestros peques y si vosotras me hacéis ese regalo, ¿por qué no lo haría yo también?
Segundo, y de más peso… esto del final del cole me tiene el corazón a cien… estoy súper emocional, como que no quiero que el tiempo se pase tan rápido, mi chiqui está en una edad tan adorable, quiere tanto a su mamá, es tan cariñosa, tan dulce, tan lista, tan guapita… Ayyyyyyyy, me tiene toda enamorada, así que he preparado este “montaje” para que veáis y a mi princesa en su primer día de cole (1 de septiembre 2010) y en su ultimo día (¡esta misma mañana!). Ayyyyyyyy, suspiros, como ha crecido, ¡me la como!!

PS: ¡Mañana no voy a trabajar! ¡El primer día de vacaciones es para celebrarlo! Nos vamos a pasar un día en tête-à-tête de lujo mi peque y yo ;-)

miércoles, 29 de junio de 2011

Por favor, cómprame piña – inutilidad masculina en grado superior

¡Ay! Que no pensaba yo escribir hoy, que tengo una de trabajo acumulado que ¡no doy a basto!! Pero es que mi marido me ha proporcionado una historia que si no os la cuento ¡reviento! Por cierto, por favor, los poquitos padres que estáis por ahí leyendo, por favor, ¡COMENTAD!!
Empiezo por el principio… Una de mis especialidades culinarias (ehem, ehem) es pollo al curry. Lo he preparado millones de veces. Utilizo pollo (really?), manzanas frescas, piña en conserva, nata y… tachán-tachán curry (really???). La cocina en casa es estilo americana, así que CUALQUIERA puede ver como lo hago (bueno, en realidad es para que yo tenga controlados a los dos monstruitos “mini-yos” mientras cocino), y por cualquiera, quiero decir, especialmente y en particular, mi hombre!
El caso es que ayer pensaba prepararlo. Debido a un nuevo retraso en el tren (&é@#$µ@!!) y que quería llegar al cole de mi chiqui cuanto antes, le pedí a mi marido si por favor podía pasarse por el súper antes de venir a casa y comprar piña para la receta (mensaje: “Por favor, me compras piña para la receta que voy a preparar pollo al curry”). Mas tarde, viendo el calor “bochornoso-es-decir-poco” que hacía (ahora ya ha estado lloviendo y - ¡aleluya! - ¡se puede respirar de nuevo!), le envié un sms para decirle que bueno, que lo dejara, que ya me encargaba yo de comprarlo mañana (hoy) porque al final nos haríamos una buena ensalada fresquita.
Pues bueno, él solo vio mi mensaje cuando estaba en el supermercado, así que me contesto para decir que ya tenía la piña, que si algo más. Le llamo rápidamente, y aquí la conversación (la conexión no era muy buena):
Yo: ¿Cuánta piña has comprado?
Él: Pues lo normal…
Yo: Lo digo porque aunque al final lo hare mañana (hoy), tenemos bastante pollo, así que necesito bastante piña (soy práctica y cocino para 12 y después congelo porciones). (repito pregunta – para mis adentros: ay que paciencia…) ¿Cuánto has comprado? ¿Es una lata grande o pequeña?
Él: Pues, normal…
Yo: (Ay Dios, ¡qué poco espabilado me ha salido! – esto pa’ mis adentros…) Bueno pues entonces compra dos por si acaso!
Ya os estáis imaginando el desenlace…
Llegó a casa con dos piñas frescas… enormes…!!!
Él dice que yo no dije nada de “lata” y que además la conexión era muy mala. Yo digo (desesperada), pero aun así, mi amor (&é@#$µ@!!), ¡que me has visto prepararlo un millón de veces!! “Pos no”… Me quedé literalmente con la boca abierta… No sabía si llorar o reír… opté por lo segundo (la verdad es que nos hemos partido el culo los dos!! De hecho todavía me estoy riendo!), pero queda confirmado: MI MARIDO a veces ES UN INUTIL!!!
Ay, ¡me tenía que desahogar!!

lunes, 27 de junio de 2011

Primer año en el colegio… ¡un diez!

Lo sé, suena a tópico, pero de verdad que no me puedo creer que mi chiquitina terminará ya este jueves ¡su primer año en el colegio! Y no quería dejar pasar la oportunidad de dejar un recuerdo para el futuro en este blog.
Os explico que aquí en Bélgica, los peques pueden empezar el cole a partir de los dos años y medio, y las entradas son escalonadas a lo largo del año (una en septiembre, otra en noviembre, después enero y la última en marzo/abril dependiendo de cuando caiga la Semana Santa). Si entran con dos años y medio, lo que hacen el primer año se llama “Classe d’accueil” (¡una de las palabras que mas me cuesta pronunciar bien en francés!), que literalmente significa “Clase de bienvenida”. Luego ya el año en que cumplen tres años, empiezan en septiembre la clase de “Première maternelle”, o primero de maternal. Tres años en maternal, y ya a los seis, empiezan en primaria, que ya es obligatoria.
Pues a lo que voy. Chiquitina entró a los dos años y cinco meses, ya que cumplía los seis meses a finales de septiembre solamente. Al empezar en su clase eran ocho, a los que después se fueron sumado escalonadamente otros… ¡veinte!!!, sí, sí, con el resultado de que en marzo tuvieron que dividir la clase, porque las profes (siempre son dos por clase) no podían mas con tanto grito y tanta energía ;-)
Total, que tuvo mucha suerte, porque con solo ocho niños y dos profesoras, el cambio fue bastante suavecito J Aun así, cierto es, que yo lo pase ¡fatal! Porque mi chiqui es de naturaleza observadora, vamos, que es tímida, pero más que tímida, necesita un tiempo y una distancia para hacerse a una nueva situación (¡cada vez esta distancia se va acortando más!). Que no es de esos niños, que los hay y me parecen deliciosos, que a la primera ya están súper desenvueltos en cualquier situación. Así que, yo tenía un poquito de miedo por ella… pasar de la guardería donde hay un adulto por cada 4/5 niños y por supuesto están súper pendientes de ellos, a un cole donde cada vez habría más niños (mas los jaleos con las otras clases, en el comedor, etc), donde además nos insistieron que en este primer año, además de aprender muchas cositas, les iban a enseñar fundamentalmente a ser autónomos en las tareas cotidianas (ir al baño, ponerse/quitarse zapatos, abrigos, comer, etc)… pues eso, que su mami iba cagueta total!
Cuál no sería mi sorpresa cuando desde un principio a mi chiquitina se la veía ¡súper feliz! Lo que yo temía como posibles desventajas (que estarían “menos protegidos”), resultó ser precisamente lo que a ella le iba mejor, que la dejaran un poco en paz, a su ritmo, sin agobiarla a participar o no, explicándoselo todo de antemano tranquilamente, dándole libertad… ¡dejándola ser! Y de verdad que se le notó un cambio ¡tremendo! Estaba feliz, se le fue un montón la timidez, empezó a decirme (y con razón!) lo típico de “no mamá, ¡lo hago yo sola!”, se ha hecho un montón de amiguitos (incluso mayores de otras clases! Yo alucino!), se ha hecho un millón de pupas ("bobos" como los llaman aquí), ha aprendido un montón de cosas (y menudas manualidades que nos hemos traído a casa!), ha reforzado muchas otras (como a decir “por favor” y “gracias”, obedecer, compartir…), y sí, con un poco de tristeza, también he de decir que se nos ha hecho mas mayor…
Resumen: se me saltaban las lagrimas el día que la dejé en el cole por la primera vez, y ya se me saltan de nuevo pensando que este año ha pasado volando, demasiado rápido… sniff, sniff, el caso es lloriquear, hahaha!

sábado, 25 de junio de 2011

Yo también crio con apego


Hola a ti que me estás leyendo, yo también soy mamá. Soy madre, soy esposa, soy mujer y soy trabajadora. Por ese orden, porque lo MAS importante para mi es mi rol de madre y de creadora y parte de una familia.
Si criar con apego significa seguir mis instintos como madre y sobretodo y ante todo, ser empática con las necesidades emocionales y físicas de mis hijos, entonces no tengo ninguna duda, soy parte y partidaria de la crianza con apego.
Pero al parecer ¡no! ¿Por qué? Porque yo trabajo, es decir, no estoy las 24 horas del día pendiente de mis hijos, ya que confío en su capacidad y en las cualidades de aquellos que están a su cuidado durante ciertas horas al día. Porque creo en los beneficios de sus experiencias fuera de mi control y dominio. Porque mis hijos duermen solos en sus cunas (da igual que sea a pierna suelta y por 12 horas). Porque dejé de dar el pecho después de los 6 meses. Porque tengo un carrito y no un porta bebés (que también lo tuve ¡pero ahora ya no puedo aguantar su peso!). Porque educo a mis hijos a través de hacerles independientes, darles la oportunidad de encontrarse a sí mismos, de desarrollar métodos para valerse por sí mismos, para no tener miedo de nada, aunque mamá o papá no estén a su lado…
Debido a todo esto, no, al parecer lo mío NO es crianza con apego… y si no es así… debe de ser entonces crianza con DESAPEGO… ¿De verdad? ¿Eres capaz de decir algo así? Vaya, es triste pensar que para muchos las cosas son o blancas o negras.
Me niego a aceptarlo, no puedo creer que tantas madres no sean capaces de comprender y aceptar una realidad TAN simple… y reivindico mi derecho a decir que yo también crio con apego!!

martes, 21 de junio de 2011

US: Nursery standards to cut TV exposure


Me acabo de leer este artículo y ¡no doy crédito!

“Michelle Obama has announced a national initiative to encourage child care centres to promote healthy eating and exercise habits, with 1,600 child care centres already committed to standards that promote healthy eating, exercise and limited time in front of TV, computer and other screens. The standards include:
-No screen time for children under 2.
-Limit screen time for older children to no more than 30 minutes per week during child care.
-Ensure children have no more than 1-2 hours of quality screen time per day overall.
-Serve fruits and vegetables at every meal, eat family-style when possible and no fried foods.
-Provide access to water throughout the day, and do not serve sugary drinks.
-Provide 1-2 hours of physical activity daily.
-Support mothers who want to breast-feed by providing mother's milk to infants and welcoming mothers who want to breast-feed their children during the child-care day.”

¿Que en Estados Unidos les ponen la televisión a los niños en las guarderías? Pero ¿hasta donde hemos llegado? Desde luego, ¡alucino! Que no tiene nada que ver con estar a favor o en contra de que los peques vean la televisión, o cuanto tiempo, o qué (que por supuesto también tengo mi opinión), pero es que ¡jamás se me hubiera pasado por la cabeza que les pusieran la televisión en una guardería!! Buscando guarderías para mis peques las he visto mejores o peores, y he elegido en consecuencia, pero desde luego aquí ¡no he visto NINGUNA con televisión!
Visto que siempre acabamos copiando lo que se hace al otro lado del charco… me pongo a temblar!

lunes, 20 de junio de 2011

Serie despistes - Despistes 2,3 y 4!

Pasamos del tren al coche… para este tengo, no uno, sino tres despistes! Empezaré explicando que tengo un coche MUY MUY viejo… casi 20 añitos, es/era de mi marido, que se lo compró a su tía-abuela hace la pera, el típico mercedes alemán, enoooooooorme (parece una ballena), que además es automático (¡ahora me ENCANTAN los automáticos!!), pero vamos, que ni cierre centralizado, ni aire acondicionado, y ahora ya ni radio, porque mi queridito se cargo la antena hace poco… no preguntéis.
Bueno, allá voy:
1)      Salgo de casa corriendo por la tarde con la chiquitina para ir a buscar al pocholo a la guardería (hay miércoles que consigo hacer teleworking, así que trabajo desde casa y así la chiqui puede venir a comer a casa, echarse una buena siesta, y después nos vamos a buscar al peque). Saludamos a una vecina rápidamente, y sin pensármelo dos veces, meto la llave de casa (que acabo de cerrar!) en la cerradura del coche… total, que la llave se queda enganchada! Nos hemos gastado un pastón en poner una buena cerradura en la casa, y estas llaves son súper especiales y caras… y al parecer deberían llevar una advertencia: “Para madres despistadas: ¡Ni se te ocurra meter la llave en la mala cerradura!” Total que con mucho esfuerzo consigo sacarla, pero la dejé inservible para abrir la casa… Toda estresada me digo, bueno, focalicémonos, lo importante ahora es ir a buscar a pocholo. De camino encuentro la solución: tengo una amiga que vive en el mismo pueblo y con la que decimos intercambiarnos las llaves de casa por si acaso algún día fuera necesario: ¡Bingo! La llamo y menos mal, ella también ya está llegando a su casa, así que puedo ir a recoger mis llaves… La otra quedo totalmente inservible…
2)      Un par de semanas más tarde: Llego a casa con los dos peques. Siempre hago lo mismo, cojo mi bolso, la mochila de la chiqui y lo que sea demás que tengo en el asiento del copiloto, salgo y cierro con llave mi puerta. Después saco a la chiquitina que va detrás de mí, bajamos el pivote, y cerramos su puerta. Y ya por ultimo sacamos al pocholo, dejo los bolsos y demás en el suelo, cojo al gordito, bajamos el pivote y cerramos… Pues sí, seguro que lo habéis adivinado, ¡cerramos con las llaves dentro!!! ¡Ahí, al ladito de la silla del pocho! Y yo: “Ay ¡la leche!!! No, no, por favor, ¡por qué yo!!!” Así que me digo, ah, ya sé, llamo a mi amiga que tiene la copia de las llaves (¡gracias a Dios el bolso con mi móvil estaba fuera!). Pero no, mi amiga aun no tiene la llave porque acabamos de recibir una nueva copia, ¡porque me cargué yo la otra!! Pues no os vais a creer la inmensa suerte que tuve, que precisamente ¡llevaba la otra copia en el bolso por si me encontraba a mi amiga en el tren!!! Uff, con lo cual pude entrar en casa con los peques, coger la segunda llave que tenemos del coche y recuperar todas mi llaves…
3)      Domingo por la tarde, íbamos los cuatro a casa de unos amigos en Bruselas a pasar la tarde, en plan merienda, así que llevábamos un pastel como contribución. Bueno, pues lo típico de montar a todo el mundo en el coche, que si llevamos pañales para el pocho, que si tenemos la dirección metida en el tom-tom, etc. Llegamos a destino, y a sacar a todo el mundo del coche, las bolsas, etc, y mi marido, “¿y dónde está el pastel?” y yo “pues en el coche… espera un momento… ¡oh mierda!!!” Resulta que al poner al pocho en su sillita, deje el pastel en el capó del coche… y ¡ahí se quedo!!! ¡No me lo podía creer!!! ¡Es la primera vez en mi vida que me pasa algo así!!! Y lo mejor es que cuando regresamos, no había ni la menor pista del pastel, no tenemos ni idea de cuánto tiempo sobrevivió encima del capo antes de salir volando… ¡espero que alguien lo encontrara y le supiera rico!!
Hasta la próxima…

viernes, 17 de junio de 2011

Serie despistes – Despiste numero uno


A ver, he leído que “Convertirse en madre es una vivencia muy intensa para una mujer en la que interviene un complejo proceso biológico neuronal gracias al cual el cerebro de la madre crece después del parto.”
Pues que me lo expliquen, ¡me debí dejar el aumento en el paritorio!
Aquí va el despiste numero uno:
Aún no lo he explicado mucho pero vivo en las afueras de Bruselas y voy al trabajo todos los días en tren (muy bonito y muy ecológico, pero tengo historias (de miedo) para escribir un libro, que digo, una enciclopedia: retrasos (MUCHISIMOS), huelgas sin preaviso, cambios de itinerarios, cambios de horarios, averías…)
En fin, que la historia empieza que estaba yo (y mi súper cerebro) sentada en el tren destino a casa con la consabida apretada-agenda de ir a recoger a los peques rapidito, llevarlos a casa, juegos/cena/baños, bla bla bla. Pues aquí una menda, a la que siempre le da miedo quedarse dormida y saltarse su parada, porque el “chu-cu-chu” del tren siempre me ha producido somnolencia (de hecho soy propensa a dormirme en cualquier medio de transporte, bueno, hasta ahora menos en globo, que tuve la suerte de montar una vez!), y como voy tan hecha polvo, la verdad, es fácil que se me cierren los ojillos, pues digo, que iba yo leyendo mi libro, que si que estaba interesante la verdad, pensando que así por lo menos dormida no me quedaba.
Total, que en un momento dado el tren hace una parada. Levanto los ojos, miro la hora y me digo “ah, pues ya deberíamos estar llegando”, en lo que el tren arranca de nuevo, miro para afuera y por la ventanilla veo el nombre de mi parada pasar… lentamente… frente a mis ojos… “chu-cu-chu, chu-cu-chu”. Y me digo:
“¡Pero seré imbécil!”
En fin, que me bajé en la parada siguiente, toda estresada (¿dónde estaba en ese momento mi súper cerebro?), esperé con la cara de imbécil que me merecía un tren de vuelta (además me toco pagar el viajecito ya que solo tengo el abono hasta mi parada!), y cuando por fin llegué, me tuve que poner mi capa de súper-heroína “mamá de pocas neuronas” y salir VOLANDO (literalmente) a buscar a los niños, llegando con la lengua fuera, sudada y una cara de constreñida de aquí te espero…
No me siento muy orgullosa, no, pero por desgracia los tengo peores…

jueves, 16 de junio de 2011

Gracias, gracias, gracias!!!

No pensé que llegado el momento haría esto, porque suena un poco pretencioso y tampoco es cuestión de estar contando, pero la verdad, no os voy a engañar, me he puesto MUY contenta al recibir a mi 50 seguidor, que además llega con flores!!! ;-) Gracias a la chica de las flores por apuntarse (por cierto, os recomiendo su blog, me ha encantado su última entrada!), y gracias a todos y cada uno de vosotros por regalarme vuestra presencia, vuestras visitas (mas de 5.000!) y vuestros comentarios cuando los hacéis! Y como dice el refrán (bueno, refrán o lo que sea!), “virgencita, virgencita, que me quede como estoy!” Vamos, que me habéis hecho muy feliz y que aunque ya no llegaran mas, uff, hoy me habéis alegrado el día! ;-)

"The Lost Symbol" (Dan Brown)


Pues chic@s, no os voy a mentir, me ha costado terminármelo!!! Merecido lo tengo porque ya me lo esperaba… soy una de esas que se ha tragado los otros cuatro! El del código da vinci me gusto, el de ángeles y demonios me encanto (¡) los otros dos (digital fortress y deception point) buff, pero este último, que os puedo decir, un rollazo total! Bueno, tiene sus momentos y a ratos me ha entretenido. No está mal para antes de irse a dormir (ya que me dejaba bastante soporizada, jajaja!), pero vamos, que se nota que está hecho “a medida”, un poco de misterio por aquí, un poco de información por allá, bla-bla-bla. Total, que no lo recomiendo, tostón! ;-)

miércoles, 15 de junio de 2011

Cosas extrañas: Regreso al futuro


Mi chiquitina hace una cosa que me resulta muy curiosa.
Empiezo por el principio por si tiene relación: La chiquitina y yo estamos MUY unidas. La verdad es que ella me quiere muchísimo, se identifica mucho conmigo, me imita, etc. Me imagino que como cualquier niña de tres años con su mami ;-)
El caso es que a menudo me dice que ella también quiere ser mamá J Yo siempre le digo que claro, que un día será mamá y que además yo pienso ayudarla mucho con sus bebés, y se pone muy contenta ;-) (por cierto, ojala que esto se cumpla!!!) Me dice cosas súper graciosas (porque por supuesto nada tienen que ver con ser mamá), tipo, cuando me tomo un café (y le dejo probarlo solo una vez chupando un poquito la cuchara), me dice: “Cuando yo sea mamá también tomaré café”, que mona!
En fin, hasta ahí nada fuera de lo habitual.
Lo que me sorprende es cuando me dice otra cosa. Por ejemplo, vamos a salir y le pongo unos zapatos rojos muy chulos que le compramos en España, y le digo: “Jo chiqui, me encantan tus zapatitos rojos, y qué bien te quedan!” y me dice muy risueña: “Pues cuando yo sea mamá y tu una niña pequeña, yo te voy a comprar unos zapatos rojos a ti” Siempre me dice cosas muy dulces de cómo me cuidará o de las cosas que yo podré hacer cuando sea pequeña, pero es curioso no? Y me lo dice muchísimo: “cuando tú seas un bebé…”, “cuando tú seas pequeña…”
Vamos, que me recuerda a la primera parte de la peli “Regreso al futuro” cuando el guapito de Michael J.Fox (por lo menos a mí, en aquella época, me gustaba mucho! hehehe) viaja al pasado y conoce a sus padres cuando eran jóvenes, y después tiene que regresar corriendo al futuro ;-) Será que mi chiquitina tiene poderes y va a ocuparse de mí, no cuando yo “sea pequeña”, sino cuando ya “fui pequeña”???... Fricky!
Por favor, contadme si a alguien más le pasa algo parecido!

lunes, 13 de junio de 2011

Vamos de paseo… ¡en bici!


En el pueblecito de las afueras de Bruselas donde vivimos, han organizado hoy (fiesta) un paseo en bicicleta de, agarraros, 16 kilómetros (mas la ida y vuelta desde casa hasta el punto de partida/llegada, yo creo que rondamos los 20 kilómetros!!) A pesar de lo que anunciaban – de verdad, no me explico cómo en un país tan pequeñito se pueden equivocar tanto con las previsiones meteorológicas! – no nos ha llovido nada. Hacia fresquito, pero la verdad, ideal para ir en bici.
Íbamos yo con pocholo detrás (11 kilitos 250 – gracias a que es un culo inquieto!), y papá con la chiquitina (14 kilazos con 800 – y eso que es un poco comique!) y la mochila con provisiones (dos botellitas de agua, dos zumos de naranja, dos plátanos, dos manzanas peladas y cortadas en un pequeño recipiente, un par de pañales para pocho, y un chubasquero (ah, solo uno, ya pensabais que de todo había dos, hehehe)).
Pochito se quedó dormido prácticamente a los diez minutos de empezar, lo cual no me facilito nada la tarea ya que 11 kilitos que se tambalean a tu espalda (no temáis, iba bien sujeto!) se notan cuando estás ahí con la lengua fuera tratando de subir una SUPER cuesta… vale, una cuestecita, pero es lo mismo!
Pasamos por una parte de un bosque, llegamos a una zona preciosa con campos con caballos y vacas, hicimos una parada al lado de un “chateau” precioso, y allí nos encontramos con los padres y tres hijos de una compi de clase de la chiqui. Yo que pensaba que teníamos merito, y ahí iban estos dos con su familia numerosa tan felices! Además nos ha hecho ilusión eso de conocer a alguien y encontrárnoslo así ;-)
Pues ya comenzamos la vuelta las dos familias unidas, y al llegar al destino, nos tomamos algo juntos para celebrar nuestra hazaña. Le pregunto a la chiqui que qué parte del “paseo” le ha gustado más (yo lo tengo clarísimo: el final! Hehehe), y me dice que “X” (el nombre de su amiguita). Bueeeeno, vaaaale… Le pregunto que qué animales de los que hemos visto le han gustado más, y me dice que los perros y los gatos (¿???). Otra vez estamos con las mismas?!
En fin, que hemos llegado a casa, comido con unas ganas locas y nos hemos echado una siesta los cuatro de, agarraros, 2 horas y media!!! Yo con la chiquitina en el cuarto de papamama, el pochito en su cuarto y papá en el sofá del salón (por mostrar que “semos modernos” eh?)
Conclusiones:
Los niños no solo tienen tendencia a dormir en el coche, la bici vale también!
Verán animales y sus preferidos seguirán siendo los perros y los gatos.
Al final de la excursión los que estarán muertos serán los padres, pero el haber tomado el aire hará que los niños se echen una siesta de dos pares de narices!
Si no utilizas tus zapatillas de correr nuevas para correr, por lo menos puedes utilizarlas para ir en bici.
Sobre cómo me sentiré mañana (¡no siento las piernas!!! tipo rambo) no pongo nada porque aun no lo sé… aunque lo temo, y mucho!

domingo, 12 de junio de 2011

¡Ya está bien! ¡No soy ni una terrorista, ni una maltratadora, ni siquiera una mala madre!


Lo siento, pero es que ya estoy hasta las narices de todos aquellos que nos encasillan como “pro-Estivill”, locas, malas madres y mil cosas peor, porque entre nuestros sistemas de aprendizaje para que los niños lleguen a dormir solos y bien, incluyamos el dichoso “dejar llorar”. Con poner un video que han encontrado en youtube de un programa gilipollas donde una nanny le dice a unos padres desesperados que su hijo tiene que dormir solo y graban una escena de auténtico terror, donde el niño grita, llora, sale de la cama, da patadas, se retuerce… que vamos, no es porque me haga ni la mas mínima gracia, pero parece más una película de terror, tipo el exorcista, que otra cosa…
Y el segundo gran argumento, es que Estivill no solo le copio el sistema a otro, sino que además solo lo hace por dinero, etc, etc. Pero es que os creéis que todos los que escriben libros sobre otras cosas relacionadas con la crianza, lo hacen por caridad? ¿Y qué tiene de malo que ese señor se saque unas perras con su libro, como cualquier hijo de vecino que publica algo?
Es que de verdad, ya me saca de quicio! Pues sí, nosotros nos hemos inspirado del demonio del Estivill para enseñar a los niños a dormir solos. REPITO: para enseñar a los niños a dormir solos. No para enseñarles que sus sentimientos o necesidades nos importan un bledo, no para enseñarles que nuestras necesidades u horarios van por delante de los suyos, no para enseñarles que no pueden contar con sus padres cuando más los necesiten, y burradas por el estilo!
NO!!! Me niego a aceptar que me insulten aunque sea de pasada! Mis hijos son unos niños, alegres, extrovertidos, sociales, felices y divinos; sí, su padre y yo los queremos con locura, hacemos TODO por ellos, nos sentimos como una piña, súper unidos, los respetamos, jamás les hemos puesto un dedo encima si no es para abrazarlos, los ayudamos a crecer seguros de sí mismos e independientes, y entre eso, para nosotros incluye la capacidad de dormir solitos! Y ellos, ¡oh sorpresa!, responden. Y no son unos amargados, reprimidos, que piensan que no son importantes, NO! Lo que pasa es que hemos logrado que confíen hasta tal punto en nosotros que no les hace falta tenernos al lado para dormir!
Yo no me meto con nadie que tenga otro entendimiento de cómo hay que criar a los hijos, siempre que sea desde el respeto y el amor por ellos. Solo pido lo mismo. A lo mejor es demasiado pedir.

miércoles, 8 de junio de 2011

Haciendo el mundo más bonito... ayyyns...

¡Qué guay! ¡Tengo otro premio! Me lo ha otorgado Drew de viviendo en mi nube azul (gracias, gracias, gracias!!!), y además este no tiene “penitencia”, solo la alegría de poder compartirlo y repartirlo! Como nuestra querida Drew y yo compartimos muchas amigas virtuales, que por lo tanto ya lo han recibido, se lo voy a entregar a:
  • Padre estresado, porque aunque últimamente no se mucho de él (y mira que me gustan tus comentarios), ¿qué hace el mundo más bonito que cinco churrumbeles, los tres últimos trillizos? Animo papá!
  • A por fin yo misma, que tiene tres amores con unos ojazos que pa’ qué!
  • A María de mi pequeño koala, porque con su presencia y sus comentarios hace nuestros días mas bonitos!
Y ahí lo dejo, deseando que se os haga el día cortito y que las horas con vuestros tesoros sean inolvidables ;-)

martes, 7 de junio de 2011

Nuestro animal preferido en el zoo – ¿adivináis cuál es?


Con lo del premio no llegué a contaros que el domingo fuimos al zoo (de Amberes). A ver, tengo que decir que a mí no me gustan NADA los zoos. Los hay mejores y peores, pero en todo caso, eso de tener animales, por otro lado salvajes (en el sentido de no domesticados), encerrados en un espacio limitado me pone enferma. Pero bueno, que por supuesto veo el valor que pueden tener para ver en directo todo tipo de animales, y como digo depende también bastante de las instalaciones… En fin, que el de Amberes para mí no aprueba en absoluto!! L
Pero allí nos fuimos el domingo porque teníamos acordada una barbacoa con otras dos parejas y sus hijos en nuestra casa, pero resulta que anunciaban borrasca, así que el sábado por la mañana decidimos posponerla para el fin de semana que viene… y al final resulta que no llovió nada! Quien me iba a decir que me molestaría tanto que no lloviera eh? Ha, ha, ha!
Bueno, pues los peques se lo pasaron muy bien, por ahí correteando, y vimos elefantes, jirafas (tengo que decir que las jirafas me alucinan!), monos, cebras, tigres, panteras, pingüinos (sin comentarios), cantidad de peces y reptiles, etc-etc. Me gusto mucho ver las reacciones de los peques y en ese sentido fue una experiencia muy chula (aunque yo saliera de allí un poco deprimida por los animales, y pensar que con la entrada he contribuido a esa tortura – por cierto, carísimo! Y cobran a los niños a partir de tres años! Nosotros nos hicimos los locos y no pagamos por la chiqui… bien hecho o no, no lo sé!). Al final terminamos en una zona de recreo con toboganes y demás, que por otro lado, posiblemente fue lo que los peques mas disfrutaron!
En fin, que ya nos vamos a ir y les pregunto: “Bueno, y cuál es el animal que mas os ha gustado?” Y va la chiqui y me suelta (prepararos): “Hum… (en plan, déjame que me lo piense bien)… Pues los patos” (¡!!!!) y el pocho: “cuac, cuac!”
No comments!
Lección del día: Paso de los zoos, la próxima vez directos a un safari en África!
PS: por cierto que pocho está OBSESIONADO con los perros y las vacas (delante de nuestra casa hay una pequeña parcela donde los vecinos de en frente tienen vacas!). Es ver uno/a y se pone EMOCIONADO! Ni que decir que en el zoo no se excitó ni la mitad (bueno, aparte de con los cuac-cuacs).

lunes, 6 de junio de 2011

¿Quién yo? ¿Una súper mamá???


Fany de familia numerosa de la noche a la mañana me ha otorgado este premio, que la verdad sea dicha, impone! Porque a ver, reconozco que yo lo intento: darles mucho amor lo primero, cubrir todas sus necesidades “básicas” lo segundo, además de dedicarles todo el tiempo que tengo disponible, y proveerles de tantas comodidades como nos sea posible… pero de ahí a creerme una súper mamá, va mucho! De hecho esa es mi eterna batalla, como lograr que mis hijos crezcan “felices”, como asegurarme de que pongo a su alcance todos los instrumentos (tanto intelectuales como físicos) para que se realicen en esta vida, ahora y más adelante. Vale, a lo mejor parezco un poco exagerada, pero es que de verdad que esto es lo que más toca mi fibra sensible! Porque ellos son sin duda lo mejor que me ha pasado nunca, y espero que un día ellos puedan de verdad pensar que yo soy/fui una gran mamá…
Bueno, y la mejor parte del premio es que tengo que hablar de ellos! Anda, mi tema preferido!
Mi chiquitina es: primero, preciosísima, fijo que me va a dar más de un quebradero de cabeza con los chicos, al tiempo. Ella es dulce y cariñosa, pero con carácter, divertida, pero demasiado reflexiva para su edad (lo que hace que a menudo frunza el ceño y este como tristona)… una chiquitina muy intensa! Es BUENA con mayúsculas, porque en seguida pilla lo que les hace feliz a los demás y por ejemplo es capaz de dejar no importa que muñeco a su hermano con tal de que éste esté contento (bueno, bueno, a no ser que esté ella cansada y ahí lucho con dos bebés!!!) Estamos súper unidas y nos encanta pasar tiempo juntas, reírnos por tonterías e ignorar un poco a los chicos de la casa ;-)
Mi pocholo es: una BOMBA! Es risueño, divertido, alegre, sonriente y un gamberrín de cuidado. Estoy pensando en empezar a llamarle “terremoto” porque por allí por donde pasa deja el caos! Una de las ultimas que me parto de la risa es que se ha inventado una nueva versión del “cúcú – trastras”. A la versión habitual de coger un paño y ponérselo en la cabeza mientras decimos “¿dónde está pocho?” y después quitárselo riendo, le ha añadido el salir por ahí correteando con el trapito en la cabeza!!! Y sí, evidentemente se da unos traspiés de cuidado! Ay… Lo único que le falla a este niño es lo de dormir debidamente, que me tengo yo una “pocholitis” de cuidado por llevar dos noches levantándome tropecientas veces a ver qué le pasa (y que no le pasa nada!).
Bueno, y le quería pasar el premio en primer lugar de nuevo a Fany! Porque ha tenido algunos contratiempos y me parecía una buena forma de agradecérselo y animarla aun mas a seguir con su blog que os recomiendo que visitéis! Y además pues la verdad es que os lo pasaría a todas las demás, pero bueno, voy a elegir a Yolanda, de un trocito de mí, porque se ha convertido en madre recientemente y tod@s sabemos lo duro que es el principio y para decirle que lo está haciendo fenomenal!!
Y ahora me voy que necesito otro café…

viernes, 3 de junio de 2011

Vamos a la playa, oh-ohoh-ohoh… en Belgique!


Ayer fue fiesta en Bélgica (la Asunción) y con un tiempo estupendo que hacia mi marido tuvo la brillante idea de llevarnos a la playa!! Sí, sí, que los belgas son súper playeros, y allá que nos fuimos con los bártulos al mar del norte a pasar el día.
Pues chic@s, que os voy a decir, UN VERDADERO ÉXITO. Uno de los días más felices que recuerdo haber pasado con los peques, y ellos, pletóricos, y es que la mezcla “sol, arena, agua” es infalible con los peques, a pesar de:
·         La muchedumbre
·         El viento
·         Un agua helada
Salimos de casa sobre las 9h30 y al encontrarnos con un poco de tráfico al final tardamos hora y media, pero que si no hubiera sido tan solo una horita de viaje. El pocholo durmió prácticamente durante todo el viaje así que genial porque: 1) no dio la lata (he he he, que mala!), 2) llego descansadito y feliz.
Nos fuimos directos a la playa, instalados sobre toallas y sin más parafernalia que los típicos cubos/palas/regaderas para los niños, agua, manzanas, y galletas como snacks. Para comer nos acercamos a un chiringuito y cogimos un par de cosas fáciles de compartir con los peques (aunque no muy sanas, he de admitir!). Y el resto del tiempo, carreras por la playa, acercamientos más o menos peligrosos al agua (bañarnos no nos bañamos ninguno – he dicho que el agua estaba HELADA?? – y aun así había bastante gente en el mar! – pero la chiquitina acabo en braguitas, feliz de la vida mojándose las piernas y saltando por ahí! – mientras sus pantalones se secaban al sol, porque tanto acercamiento no estaba previsto, y claro, acabó calada!). Y para terminar la jornada, nos paseamos un poco por los miradores y nos tomamos un helado!! La vuelta a casa fue un poco más rápida, y los dos gamberrines se quedaron fritos desde el momento de arrancar (la verdad es que la mamá también se echó una cabezadita!).
Que puedo decir: EL DIA PERFECTO!! (escúchese de fondo “Such a perfect day” de Lou Reed!)
Lecciones aprendidas para compartir:
·        Aunque el agua este fría, si se lo están pasando bien y correteando, a los niños les importa un bledo (en este caso la chiquitina)
·        Los gorros son útiles para protegerse del sol, pero también de la arena haciendo experimentos de caída de arena en cabeza (en este caso pocholo)
·        Según chiquitina se va haciendo mayor, menos es el tiempo que necesita para adaptarse y sentirse cómoda en una nueva situación (en la playa le costó… 15 minutos escasos?)
·        Que el pocholo es un glotón, ya lo sabíamos, pero ahora hemos descubierto que su glotonería incluye la arena
·        Que si le quitas la arena de la cara a un niño con la mano, él te imitará e intentará hacer lo mismo con su propia manita, aunque ésta esté llena de arena también (lo habéis adivinado, pocholo!)
·        Si no te puedes bañar en el agua, puedes hacer como si nadaras en la arena (de nuevo… pocholo!)
·        Jugar en la playa da MUCHO hambre, siempre prever muchos snacks, si es posible sanos!
·        Una vez en casa, a la hora del baño encontraras arena en los sitios más insospechados
·        Después de un día de playa, los niños se irán a la cama sin rechistar y dormirán como lirones!
Y ahora os deseo un muy buen fin de semana a tod@s!!

miércoles, 1 de junio de 2011

Entrevista!



Lucia, de baballa, ha publicado una entrevista que me hizo hace poco!
http://www.baballa.com/

Muchas gracias de nuevo guapa!

Y a vosotros, que os ha parecido?