viernes, 28 de septiembre de 2012

La sonrisa de Pepa (el cuento cadena)

Capitulo 5

… y de un salto certero ¡se encontró en medio de la arena!
El shock fue tan enorme que Pepa no podía creer lo que le ocurría. Estaba tan excitada por haber encontrado la primera puerta en el mismísimo día que llevaba consigo su preciada llave por primera vez. Y en cuanto al destino era más de lo que pudiera haber imaginado, ni más ni menos que las pirámides del Cairo. Aferró de nuevo con fuerza la llave que tenia atada en el cuello, su corazón latía rápido y sus ojos estaban abiertos como platos. Aun así, tuvo que frotárselos varias veces para creer lo que veía.
Lo primero en lo que logró concentrarse con un poco de racionalidad fue en el calor que la golpeaba, el sol allí era implacable, tenía que deshacerse de su cálido abrigo de invierno cuanto antes… claramente aquí no lo necesitaba. Tampoco sabía qué hacer con su pesada mochila llena de libros. Estaba ella distraída en estos menesteres cuando de pronto notó que Athos llegaba a su lado. “Pero Athos, ¡mi precioso! ¿Qué haces tú aquí? ¿De dónde has salido? ¿Cómo me has encontrado?” Parecía ser que una vez más, Athos había salido a su encuentro a la salida de clase, y al ver que Pepa se desviaba del camino y entraba por el árbol, su fiel can no había dudado ni un segundo en seguirla rápidamente. Anna, la mamá de Pepa, enviaba a menudo a Athos a buscar a Pepa a la escuela para que la niña no hiciera el camino de vuelta, que de todas formas no pasaba de cinco minutos, sola.
Al pensar en esto, Pepa se acordó inmediatamente de su mamá, y una extraña nostalgia la invadió. En ese momento, más que nunca, se alegro enormemente de tener a su querido Athos con ella. Al fin y al cabo la carta explicaba bien que en el mundo real nadie notaría su ausencia, así que podía estar tranquila y explorar plácidamente el lugar. Estando ya más calmada y animada, ni cortos ni perezosos, Pepa y Athos dejaron el abrigo, bufanda, guantes y mochila, medio escondidos tras una gran piedra al lado de la entrada, y se dispusieron a acercarse a las pirámides.
Pepa tenía que reconocer que así de cerca, las pirámides eran mucho más impresionantes de lo que había visto en las fotos de los libros del abuelo. ¡Qué contento se pondría él de saber la aventura que estaba viviendo! A lo mejor, encontraría un modo discreto de compartirlo con él, pensó alegremente la niña. De pronto, se oyeron ruidos de galope en la distancia. No cabía duda, alguien se acercaba en caballo por la arena en dirección de la pareja. Pepa no sabía muy bien cómo reaccionar, si quedarse tranquila o estar asustada. Quizá lo más prudente era esconderse, teniendo en cuenta que además ella no sabía muy bien en qué idioma hablaban las personas en Egipto, y de haber un encuentro quizá no sabría entender lo que le dijeran o explicar su presencia allí.
En una de las pirámides vieron que había una entrada. Pepa le indico a Athos que la siguiera: “Ven Athos, y procura no hacer mucho ruido”. Sin embargo, tan pronto habían entrado en la pirámide, los pasos del caballo se hicieron mucho más evidentes y cercanos, y en un abrir y cerrar de ojos, el caballero entraba a su vez por la misma entrada que ellos habían elegido. El susto fue monumental y Athos no pudo evitar ponerse a ladrar nerviosamente. “¡Shus! Athos, tranquilo” intentó calmarlo Pepa. Para su sorpresa el caballero descendió de su corcel y con una voz dulce y una media sonrisa, les dijo en un español claro y fluido: “Hola Pepa, bienvenida. Te esperaba con impaciencia. Estoy aquí hoy para servirte de guía y asegurarme que nada te ocurre durante tu visita. ¿Habéis tenido una buena travesía hasta ahora? Por cierto, que ¡nadie había mencionado nada sobre un perro! ¡Qué bonito es!” Y dicho esto, el caballero se dispuso a acariciar la cabeza de Athos, que contra todo pronóstico y a pesar de cómo había reaccionada inicialmente, dejó rápidamente de ladrar, y moviendo su cola contento se dejo acariciar.
Pepa no salía de su asombro. Entre impresionada y tímida, se atrevió a preguntar al caballero: “Pero, ¿quién es usted exactamente? ¿Cómo es que conoce mi nombre? ¿Qué es eso de que me estaba esperando?”. El caballero, que la observaba con una expresión dulce y sonriente, se aclaró un poco la garganta con un carraspeo, y se dispuso a responder: “Pepa…

……………...............................................................

La Princesa madre de “Historia de un príncipe y cuatro princesas”, será quien escriba el siguiente capítulo de este cuento. La he elegido porque además mamá de familia numerosa, es una ávida lectora y estoy convencida de que escribirá un capítulo estupendo (¡hasta el titulo de su blog podría ser el de un cuento!). La historia pues continuará el viernes que viene, ¡no os lo perdáis!
Matt, ¡muchas gracias por pasarme el testigo!





 

viernes, 14 de septiembre de 2012

Positivo, positivo

¡Señores y señoras! ¡No se pierdan esta semana la publicación “mini yos” que viene cargadita de buenas noticias!

Si está usted harto de la crisis y quiere distraerse un poco con noticias positivas, no dude en leer esta edición, donde encontrará desarrollados los siguientes titulares:
“La mini abuela (aka ATA) se recupera viento en popa”: la operación salió de maravilla y lo mejor de todo, el pronóstico fue mucho más positivo de lo esperado. Se cree que la actitud valiente de la paciente y ciertas dosis de babeos por sus nietos pueden haber influido en el resultado.
“Estupendas mini vacaciones en España, bañadas de sol y aventuras”: Cinco semanas señores, cinco semanas que se tiraron los minis en España, a la buena vida y el buen hacer. Mucho sol, mucha piscina, muchas excursiones y sobretodo mucho jamón, una mezcla explosiva que ha tenido como consecuencia un crecimiento desenfrenado de los minis, con la consecuente remodelación de sus armarios con ropa de talla adecuada.
“Los minis empiezan el colegio con buen pie”: La mini mayor, experta ya en estos lares, se ha adaptado más rápido que un pestañeo, y la primera invitación de cumpleaños ya ha caído para este sábado. La agenda social de la pequeña se anuncia cargadita, y sus actividades extraescolares interesantes. El mini mas mini de la familia por su lado, está creando revuelo en su clase con sus sonrisas y mirada cautivadora, y sobre todo con su lenguaje indescifrable y seductor, mezcla de “lengua de trapo – tengo solo dos años y pico – en una frase te pongo palabras de español y francés aleatoriamente” (tengo a su profe desesperada porque además el tío no se calla ni debajo del agua).
“La Yo estrena horario nuevo en el trabajo”: Y la tía está, feliz, pero feliz, ¡que se sale! Es como ser agente secreto y tener una doble vida. Adoro mi trabajo y 6 horas al día dan para mucho, y adoro MUCHO MAS poder pasar más tiempo con mis minis, que son lo más y me relajan y me hacen reír cada día – con lo importante que es eso (incluido cuando la chiquitina me regaña porque voy a buscarles demasiado pronto, con lo bien que se lo estaban pasando ellos jugando en el patio, ¡a quién se le ocurre! ¡mala madre! Jejeje). Ahora sí ¡he encontrado el equilibrio que buscaba! Y me doy cuenta de lo afortunada que soy y desearía que toda mujer que lo quisiera/necesitara pudiera tener las mismas circunstancias que yo. Esperemos que ejemplos como el mío (¡y tres olés a mi jefe!) sirvan para abrir puertas Y MENTES por toda Europa.
“La Yo y el germano visitan Barcelona”: Con motivo de la boda del año, bueno, para nosotros, la pareja mas dicharachera de un pueblecito perdido de Bélgica visitó la capital de Catalunya (¿pronto país independiente? Bueno, bueno, ¡dejemos eso de lado!), lo que les proporcionó la excusa perfecta para ponerse de tiros largos y pasar dos días de juerga irrefrenable (no había bailado tanto ¡en siglos!) y “sans enfants”.
“La Yo desvirtualiza más mamás blogueras”: Para no asistir a eventos organizados, como lo fue el 15J o lo será el 17N, la Yo se las arregla para desvirtualizar blogueras en cada visita a España. Sociable que es una. Conocer a la BRUJA y la PEINETA ha sido toda una experiencia, por favor ¡qué risas! Estas dos mujeres son la bomba, divertidas, locas, charlatanas, acogedoras y GUAPAS Y MORENAZAS como una menda (no tengo abuelas). Creo que hacíamos un trío precioso, pena que os quedaréis con las ganas de ver las fotos (juas, juas, juas, ¡qué maligna!). Por cierto (1), que esto de “desvirtualizar mamás” suena como muy porno ¿no? A lo mejor es la influencia de seguir leyendo a Mr Grey, a pesar de lo que me está costando terminármelo (¡y “sólo” voy por el segundo!). Por cierto (2), que “desvirtualizar” debería incluirse en el diccionario ¿no?
Pues con esto y un bizcocho… Gracias por estar ahí, besos y abrazos J

jueves, 6 de septiembre de 2012

Oda a una bloguera

Ya sé que tengo muchas cosas pendientes: lo de mi madre (la operación ha salido bien y el pronóstico es positivo! Os agradezco infinitamente todo el apoyo, vuestros comentarios, vuestros ánimos… sois lo mejor), la vuelta al cole (pocho ya es mayor como su hermana!), las vacaciones, los viajes, vuelta al curro con nuevo horario… ¡Ay qué estrés! ¡Espero sacar tiempo para todo esto!
Pero en vista de mi inminente viaje a Barcelona donde voy a conocer a una/dos/tres o quizá incluso cuatro otras blogueras (¡qué ganas chicas!), y para que luego no se mezclen demasiado las cosas, quería contaros brevemente mi segunda desvirtualización blogueril que tuvo lugar este verano.
Una ya va teniendo tablas (gracias a Drew!) y se pone un poco menos nerviosa y secretiva con estos asuntos, así que os voy a decir desde el principio quien ha sido, porque además sé que me vais a tener MUCHA envidia sana, y oye, pues así me siento más importante J
Queridos todos, este verano tuve la suerte de conocer en persona a… tachán-tachán… ¡DESMADREANDO!
(Guapi, ¡te cojo tu avatar prestado!)
Y os aseguro que todo piropo hacia esta mujer es poco. Vamos a ver, empecemos por lo más obvio, lo físico. Esta mexicañola, como dice ella, es guapa hasta la medula. Imaginaros el hibrido perfecto entre Julia Roberts en su mejor época (digamos la chispeante pretty woman) y la supermodelo Bar Rafaeli (rubia con ojillos de niña buena). De verdad que no exagero ¡ni una pizca! Es que es ¡guapa de narices!
A mi es que lo del photoshop no se me da bien, pero ¿os imagináis la mezcla?
Pero es que además, y por supuesto mucho más importante, por dentro es todavía más guapa si cabe: acogedora, inteligente, amable, divertida, generosa… ¡un autentico tesoro! Para mí ha sido un gran descubrimiento y pienso que aunque no podamos mantener una relación normal 1.0, ha nacido algo especial y seguro que nos veremos de nuevo pronto (en España o ¡aquí en Bélgica!)
En fin, que si aun no conocéis su blog, ya estáis tardando (no recomendado para incontinentes, porque las carcajadas ¡están aseguradas!), y además creo que cada vez veremos más su trabajo (ver aquí) de lo cual me alegro infinitamente J
Ahí queda eso, besos y abrazos J