miércoles, 27 de febrero de 2013

Sopa de lentejas

Que si quieres las comes, y si no las dejas... (¡Lo siento! No puedo evitar hacer siempre este chiste malo, ¡malísimo! Recuerdos de infancia)
Cada vez que digo en twitter que voy a hacer sopa de lentejas, me sale alguna loca (de esas locas que ADORO) diciendo: “¿Sopa de lentejas? ¡Uy! ¡Qué curioso, sopa de lentejas, quiero receta!” No sé si es porque tanto tiempo en el extranjero me hace llamar sopa algo que no lo es, pero vamos, para mi “sopa” de lentejas es de las recetas más tradiciones que existen, ¿no?
En fin, allá voy J
Ingredientes: Lentejas (unos 300 a 500 gr), aceite, cebolla, apio, zanahorias, patatas, sal, laurel en hojas, ajo, pimentón y vinagre.

Las lentejas las pongo en remojo (cubiertas de agua) la noche anterior. Cuando voy a empezar a cocinar, les doy un lavado en el escurridor y las escurro de agua. Primero preparo los ingredientes: cortar la cebolla en trocitos, limpiar y cortar el apio en trocitos, pelar y cortar las zanahorias en trocitos, pelar las patatas y dependiendo del tamaño (yo las utilizo pequeñitas) cortarlas en trozos que más o menos pueden ir directos a la boca. En una cazuela grande con un buen chorro de aceite a fuego fuerte, echamos el laurel (yo pongo dos hojas), y empezamos rehogando la cebolla, cuando ya está un poco blandita, añadimos y rehogamos el apio, después añadir y rehogar la zanahoria, y finalmente añadir y rehogar un poquitín las patatas. Poner sal al gusto (yo intento no pasarme, que siempre se podrá añadir más luego). Añadimos las lentejas escurridas y lo cubrimos todo de agua. Cuanto más generosos seamos con el agua, mas diluida nos quedara la sopa y viceversa.
Lo dejamos a fuego fuerte hasta que rompa a hervir. No tardará mucho, y en ese tiempo, aprovechamos para en una sartén pequeña, con un chorro de aceite de oliva a fuego fuerte, rehogamos los ajos cortados en laminas finas o trocitos (yo pongo dos o tres cabezas y es que ¡me encantan!, y cuando ya estén prácticamente doraditos, añadimos el pimentón (el mío es de la vera J una cucharadita basta, aunque yo le pongo por lo menos dos, y es que ¡me encanta!) y lo doramos también con los ajos, y cuando ya está, echamos un chorrito de vinagre de vino. El efecto es únicoJ, lo removemos todo y lo retiramos del fuego.
En ese momento las lentejas estarán normalmente ya hirviendo, inmediatamente echamos a la cazuela lo de la sartén, removemos, bajamos el fuego a bajo, cubrimos la cazuela y lo dejamos cocinar durante media hora más o menos. Yo después ya apago el fuego, pero lo dejo encima (es una cocina eléctrica) a que se sigua cocinando un ratito en lo que se enfría.
Y ¡voilà! Una sopita rica-rica, fácil, deliciosa, súper sana (no dejo de leer los beneficios de comer muchas legumbres) y de esas comidas súper reconfortantes en un día frio de invierno como los que (aun) estamos teniendo ¡sufriendo!

Bon appétit J

martes, 26 de febrero de 2013

¡Ya soy oficialmente voluntaria!

Os mencioné hace tiempo que iba a empezar un trabajo como voluntaria, y bien, ¡ya he empezado!

Os lo voy a explicar con más detalle porque creo que sería una idea estupenda que a lo mejor le puede dar ideas a alguien. Aquí existe una asociación (BCT) de la que soy miembro hace prácticamente 5 años, que busca dar apoyo a las familias expatriadas en Bélgica con niños. A ver, es dominio anglosajón, y toda la información se da en inglés. Pero la comunidad es absolutamente cosmopolita, y hay miembros de cualquier nacionalidad (¡incluidos muchos españoles/hispanoparlantes!)
La asociación ofrece muchos servicios, de información, pero sobretodo oportunidades de relacionarse y crear una comunidad viviendo en el extranjero. Yo cuando estuve de baja con mis dos minis, utilicé muchísimo los “Coffee mornings”, o reuniones de café por la mañana, que tenían lugar en las casas privadas de los miembros (nos íbamos rotando, aunque no había ninguna obligación para nadie), y me ayudaron un montón a socializar con otras mamás (¡y algún papá por ahí suelto!), aclarar dudas, compartir penas, ofrecer ayuda, hacer GRANDES amigas, y en definitiva vivir más plenamente la maternidad con gente estupenda.
Otro de los servicios clásicos que se aporta son las conocidas clases de prenatal, con información sobre dar a luz en Bélgica, preparación al parto, cuidado del bebé, etc. Y dentro de este servicio, hay un sub-servicio al que llaman “Early Days Support” (Apoyo en los primeros días), que consiste en asignar una persona a cada pareja que les servirá de punto de apoyo justo antes y sobretodo una vez que el bebé haya nacido.
Las personas que ofrecen este apoyo (¡como una menda!) no somos profesionales ni hemos recibido formación (aunque nos han dado un curso para mejorar nuestra habilidad de escucha); somos simplemente madres con experiencia en criar niños en Bélgica, y nuestro papel es estar disponibles para escuchar las preocupaciones típicas de los recién papás y responder a sus preguntas, ofreciendo nuestra mayor comprensión y empatía. Si nos encontramos con un caso problemático concreto (depresión, enfermedad…) entonces es evidente que referiremos a la pareja a otro servicio (por ejemplo tienen un grupo de apoyo para la lactancia/biberón, pero también un registro de voluntarios que han pasado por experiencias concretas, tipo, cesáreas o epidural o celos de un hermano, y un largo etcétera) o claramente a una ayuda profesional.
Podéis imaginaros que en una situación como la nuestra donde nos toca adaptarnos a una nueva cultura (lo cual puede ser muy positivo en muchos casos, pero no quita que hay que adaptarse) y donde no contamos con el apoyo directo de nuestras familias/amigos, un servicio como este puede ser un gran apoyo para los nuevos papás. Y por supuesto, todo esto es gratuito (ser miembro cuesta €50 al año y te da acceso ilimitado a todos los servicios, mas una revista mensual)
Bueno, pues ¡ya tengo asignadas a mis tres primeras parejas! A dos las he conocido en persona y me han encantado J Con la tercera de momento solo he tenido contacto por email. Las tres darán a luz en abril, y evidentemente espero que no me necesiten, aunque personalmente ¡estoy deseando poder ayudarles!
Ya os iré contando, y si a alguien le interesa tener más detalles para montar algo parecido, no dudéis en poneros en contacto conmigo.
Besos y abrazos J

lunes, 25 de febrero de 2013

Reto 150 palabras: hola, alcohol, disco



Lentamente comenzó a moverse en su cama mientras se desperezaba. Por fin consiguió abrir los ojos, fuera ya era de día.
“¡Hola cariño!” escucho que le decía su mamá sentada al borde de su cama. “¿Qué tal has dormido?, ¿Cómo te encuentras hoy?”
El día anterior, durante su partido semanal de futbol con su equipo, Javier se había caído bruscamente y hecho una herida enorme en la rodilla. Cuando se la limpiaban con alcohol, casi tuvo que gritar de dolor. Pero después de tenerla vendada, fue hasta divertido ver como todos sus compañeros de equipo se acercaban y le trataban como un héroe.
“¡Hola mamá, buenos días! Si, ya estoy mucho mejor. ¿Qué es esa música que se oye abajo?” “Oh, tu padre y tu hermana que están escuchando ¡música disco! Jajaja, venga, vístete y ven a desayunar.”
Y así pasaron un domingo delicioso en familia como a él le gustaba.


150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer cómo nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.
1. 
10. 
2. 
11. 
3. 
12. 
4. 
13. 
5. 
14. 
6. 
15. 
anya  
7. 
16. 
8. 
17. 
9. 
18.


Link tool by inlinkz.com

viernes, 22 de febrero de 2013

Más pocholadas (y una mini chiquitada)

Esta noche el pocho ha dormido con nosotros. No sé qué hora era, pero haciendo un poco de pucheritos (a esas horas es difícil decir si eran reales o un poquito fingidos), el tío se ha aventurado, bien agarradito a su conejo-doudou, escaleras arriba y sin luz, hasta nuestra camita :-) o más bien, súper cama, que la compramos bien grande precisamente ¡para poder dormir bien en estas situaciones! (padres previsores)
Esta mañana, mientras el germano estaba en la ducha, después de unos buenos achuchones ;) le he preguntado: "Pocho, ¿por qué has venido esta noche a nuestra cama?" Y me contesta "Parce que j'avais envie", vamos, porque me apetecía (o porque ¡me ha salido de los h…..!! jajaja) Y le digo: "Pero pocho, ¡con el cuarto tan bonito que tú tienes!" Y me dice: "pues yo estaba llorando en mi cama, porque quería que tu estas allí, y me coges en tus brazos, y me traes a vuestra cama..." Resultado: ¡ME LO COMO!! ;-)
Esperando a que papá saliera de la ducha, hemos estado jugando a que: estábamos en el polo norte rodeados de nieve: "ay, ¡qué frio, qué frio!" (= ¡mas achuchones!), a que estábamos en la playa bajo el sol: "ay, ¡qué calor, qué calor!", y finalmente a que estábamos en una cueva bajo el edredón. Y entonces, como le gusta mucho la historia de los tres cerditos, hemos jugado a que yo era Pablo (el cerdito mayor, que es el más responsable y fabrica su casa de ladrillo) y a que él era Pancho (el cerdito pequeño, que fabrica su casa ¡de paja!!) (la Chiquitina era Pedro, el cerdito del medio, casa de madera, aun dormidito en su habitación; y papa era el lobo, que dentro de nada saldría del cuarto de baño y nos pegaría ¡un buen susto!!!) Entonces le pregunto: "Bueno Pancho, y ¿de qué te vas a construir tu casita entonces?" Y el tío, que de tonto no tiene ni un pelo, me dice "Yo ¡de ladrillo!!!" ¡jajaja!!! ¡Pasando de la historia! ¡Aprendió bien la lección!!!
Y con eso y un bizcocho...
Y es que ayer ¡hicimos un bizcocho! Diría que fue siguiendo la receta de Gemma “El Sur”, pero tras una larga discusión por twitter, y visto que cambie su yogur por uno de fresa (Gemma: “¿fresa? ¿‘tas loca? ¡En la vida la hubiera hecho yo con uno de fresa!” Bien a pesar que en su receta dice “… pero igual puede ser natural o de limón, vainilla, etc...” jajaja!), y que en vez de aceite de oliva, utilicé aceite vegetal (Gemma: “¿aceite vegetal? Hum, bueno, seguro que te quedara bien, pero vamos, es que con el de oliva queda de vicio…”), diremos que no seguí la receta más que ¡en las medidas! Jajaja, pero el bizcocho quedó buenísimo y esponjoso. Y Gemma y yo seguimos ajuntándonos ;-)
Pues la chiquitina me ayudo muchísimo, y al final ya se sabía ¡la receta entera! Yo: “A ver chiqui, ¿te acuerdas de lo que hemos ido poniendo?” Y ella: “Tres huevos…” Y yo: “¿Una medida de?” “¡Aceite!” “¿Dos medidas de?” “¡Azúcar!” “¿Tres medidas de?” “¡Harina!”. Vamos, que mi chiquitina no solo sabe hacer pasteles, ¡pero además sabe contar muy bien!!
Besos y abrazos J

jueves, 21 de febrero de 2013

Pocholadas

¡Pocho es inmortal!


Ayer va y me suelta algo así:
“Mamá, yo voy a crecer, y entonces seré muy-muy-muy viejo, y entonces estaré muy-muy-muy muerto”
Jajaja, ¡siempre a lo grande este niño!!

Creo que están los dos minis un poco preocupados por la muerte... viene porque mi germano tiene una tía-abuela que está ya muy mayor, y a veces con la oma y el opa hablamos de que ya poco le queda...

Así que les he explicado a los dos que los niños es muy raro que se mueran (vale, por desgracia eso es ser muy optimista, pero que queréis…), que uno se muere cuando esta ya muy viejo y para entonces esta uno preparado y ya no da miedo :-) jajaja, ¡qué sabré yo!!

Total, que esta mañana tomando el muesli, la chiquitina (que le encanta hacer de madre) le dice al pocho  que coma despacio y bien, a ver si se va a atragantar y se muere... y Pocho va y le suelta:
“Pero ¡qué no! que soy un niño y ¡aun no soy viejo!!"

Vamos, que de momento Pocho es inmortal :-)

Besos y abrazos J

martes, 19 de febrero de 2013

Premios y gracias mil

Tengo que confesar que me he saltado algunos premios que me pasaron queridas blogueras tiempo atrás. Quizá por eso hacia tanto que no recibía ninguno, jajaja, ¡bien merecido lo tengo! Pero, recientemente he recibido dos y en ambos casos me ha hecho MUCHISIMA ilusión que se acordaran de mí, así que les voy a hacer honor, como se merecen.
La primera fue Pettro, de “De color azul lila” y se llama “Liebster Award”, ¡qué chulo!
La penitencia es contar 11 cosas sobre mí y responder a 11 preguntas. Madre mía, 11 y 11 son muchas ¿no? Bueno, allá voy:
1.       Me gusta leer
2.       Me gusta cocinar
3.       Me gusta escribir
4.       Me gusta escuchar música jazz
5.       Me gusta bailar
6.       Estoy MUY enamorada
7.       Soy muy indecisa
8.       Me gusta mojar magdalenas en el café con leche
9.       Para encontrarme bien necesito dormir por lo menos 8 horas
10.   Me estoy haciendo mayor
11.   Les corto yo el pelo a mis minis, y ahora he empezado a cortármelo a mí misma también (¡!)
Las preguntas:
1.       ¿Café o Té?: No puedo elegir, me gustan los dos, cada uno en su momento
2.       Nocilla o Nutella: Pues aquí no tienen nocilla, así que nutella
3.       Una virtud: la generosidad
4.       Un defecto: la indecisión
5.       Una manía: buscarme las puntas abiertas
6.       La canción de tu vida: “Time of my life” (Dirty Dancing)
7.       Un libro que recomendar: "El Monje que vendió su ferrari" (de Robin S. Sharma)
8.       Una película indispensable: “!Qué bello es vivir!” (It’s a Wonderful Life)
9.       Tu "momento": Cada día entre el trabajo y recoger a los niños, unos 20 minutos en el tren de cercanías
10.   Una fecha que no olvidas: Me encanta recordar fechas y celebrar aniversarios, así que ¡muchas! Pero elijo la fecha en que conocí a mi germano J
11.   Tu pasión: hacer felices a mis hijos y al germano (y a mi familia y amigos tanto como pueda)

El otro me llega de manos de Eva, de “Opiniones Incorrectas” y se llama “One Lovely Blog Award”, qué mono también ¿no? Muy lovely, muy lovely.
Este implica, tachan-tachan, contar 7 cosas sobre mí. Manos a la obra:
  1. Hablando de manos a la obra, no soy NADA manitas
  2. Una de las cosas que me hacen más feliz es viajar y conocer mundo
  3. Llevo 16 años fuera de España
  4. He vivido (al menos 1 año) en 5 países europeos distintos
  5. Todavía no hablo alemán (es mi GRAN asignatura pendiente)
  6. Me gustaría tener un gato (y ¡a mis minis más!)
  7. A veces escribo para el blog en las horas de trabajo (ejem, ejem)
Pues muchísimas gracias chicas, de verdad que me ha hecho mucha ilusión. Y sabiendo que el premio ya ha circulado bastante, se lo quiero pasar ¡a todo aquel que no lo tenga! Venga, ¡animaros!
Besos y abrazos J

lunes, 18 de febrero de 2013

Chiqui es “Princesa”


Y eso no es fácil. Para ser princesa, hay que cumplir muchos requisitos. Veamos:
  • Hay que ser bella, pero bella, muy bella por dentro.
  • Hay que ser generosa, pero generosa de hacerte feliz la felicidad de los demás.
  • Hay que ser educada, y entender que un “buenos días” o un “gracias” puede alegrarle el día a alguien y no cuesta nada.
  • Hay que ser soñadora, y tener sueños que incluyen animales que hablan, tartas que nunca se acaban y besos que perduran.
  • Hay que ser una enamorada. Enamorada de la vida, enamorada de la gente y de tus amigos.
Y si amigos, mi chiqui es una princesita en toda regla:
  • Es blancanieves, porque le gustan las manzanas
  • Es cenicienta, porque le encanta bailar
  • Es la bella durmiente, porque duerme como un tronco
  • Es Ariel, porque nada como una sirena
  • Es rapunzel, porque es muy valiente
Ella no se lo cree mucho, pero una madre lo sabe todo y además a una princesa de corazón rosa se la reconoce muy fácilmente.
Besos y abrazos J

viernes, 15 de febrero de 2013

Pocholo es “SuperPocho”

Que mi pocholo es un niño muy especial ya lo sabía yo desde hace mucho tiempo. Para mas ser exactos, lo sé desde el día en que nació. Los ojos abiertos como platos desde que salió de mis entrañas y casi, casi, me atrevería a decir que sonriendo.
Lo que no sabía es que tuviera super poderes, pero los tiene.
Pocho nunca está enfermo más de tres horas. ¿Fiebre de 40 grados? Medicina y a las tres horas, como nuevo. ¿Vómitos y diarrea? Un poco de descanso, una galletita de arroz, y a las tres horas como nuevo.
Pocho puede ver en la oscuridad. Que si, de verdad. El resto de la familia, si nos levantamos o desplazamos por la noche necesitamos alguna luz. Él no. Puede ir al baño, o acercarse a la cama parental sin encender ninguna luz, y ¡sin darse ningún trompazo! A veces, a medio camino pregunta: “Il y a quelqu’un?” (¿hay alguien?) Jajaja, pero eso es todo.
Pocho siempre encuentra una razón para sonreír. Que ¿quiere un chuche y no se lo das? Se enfurruña, tuerce su cabecita, bate sus largas pestanas, comienza con una media sonrisa, acaba con una sonrisa entera, ilumina la habitación… Y se gana un chuche y un achuchón. Que ¿no se quiere ir a la cama? Se enfurruña, tuerce su cabecita, bate sus largas pestanas, comienza con una media sonrisa, acaba con una sonrisa entera, ilumina la habitación… Y se acuesta abrazado a su peluche de amor, con sesión de besitos y cosquillitas y, feliz.
Pocho sabe contar historias. Te cuenta historias, se cuenta historias, le cuenta historias a sus muñecos al tiempo que les hace protagonistas de grandes aventuras. Sabe contar historias hasta con una piedra encontrada en el camino y un gurruño de papel. Sus historias hacen mucho ruido e incluyen muchas conversaciones absurdas que hacen reír a cualquiera que le escuche.
Pocho no sabe cantar, pero pocho canta. Mucho. Y las nubes se levantan. Pocho canta en el wáter, pocho canta antes de dormir y nada mas despertar. Pocho es cantarín profesional.
Pocho es cómico. ¿Os acordáis de Gila llamando al enemigo para parar la guerra? Pues pocho no se acuerda, porque no lo ha visto nunca. Pero pocho coge un móvil viejo y estropeado, y tan pancho se pone a llamar al lobo para saber si va a visitarnos esta noche, porque no nos viene bien. Además nuestra casa es de ladrillo y no tenemos chimenea, así que casi que se vaya a molestar a otro. Vale lobo, eres un tío majo.
Pocho es divertido. Es capaz de decirte la mayor gilipollez con la cara más seria del mundo (“Mamá, tengo hipo”) y contarte con su mejor sonrisa pillina la ultima gamberrada que ha hecho (“Mamá, he roto el jarrón, pero no pasa nada”).
Pocho es un amor. Es capaz de curar la más grande de las penas y de derretir el corazón más frio. Perdona toda ofensa (“oh pocho, ¡perdona te he dado sin querer!” “Vale. No pasa nada mamá”) Reparte besos babosos por sorpresa, te coge con sus manitas la cara y te planta un pico en toda boca, para acto seguido descojonarse. Le gusta mirarte y está enamorado de ti. Pero, ni la mitad de lo que tú le amas a él…
Besos y abrazos J

jueves, 14 de febrero de 2013

Tengo un sueño


Tengo un sueño en el que soy escritora. Vivo en un país cálido, donde no existen los inviernos gélidos ni los veranos agobiantes, pero es siempre primavera u otoño. Vivo en una casita blanca con veranda, cerca de una playa donde los niños y yo vamos a jugar a menudo después del colegio. La veranda esta amueblada con muebles de jardín, viejos y confortables, donde paso la mayor parte del día. No tengo ningún problema económico aunque no nade en la riqueza, lo justo para vivir confortablemente sin excesos. Por lo tanto, no necesito publicar mis historias y vivir de mi escritura, sin embargo, hace un tiempo que tengo un agente que me ha encontrado una editorial interesada y el hecho es que mis libros se dejan vender. Todas las mañanas me despierta la luz del sol traspasando las cortinas blancas de mi habitación. No tengo despertador. Me levanto completamente relajada al lado de mi germano, alto y guapo como él es. Desayunamos los cuatro juntos, café, cereales, posiblemente algún bollo preparado por mí misma. Me llevo los niños al colegio, y al volver, me preparo un gran cappuccino y me instalo en la veranda a trabajar. Me siento totalmente inspirada y las historias fluyen de mí como el que simplemente describe una película que está viendo pasar delante de sus ojos. Escribo historias para niños de 5 a 8 años. Además, las ilustro yo misma con mis propios dibujos. Mi inspiración son mis lecturas y sobretodo mis propios hijos que a la vez, son mis más grandes admiradores. Todos los días le dedico también un buen rato a mi segunda pasión, la cocina. Hago de todo, estofados, bollería, dulces… A menudo cocino para mis amigos y familia, que adoran venir a visitarnos y pasar eternas horas picando, charlando y pasando un buen rato en compañía. Mi vida es un sueño y soy completa, indecentemente FELIZ.
Besos y abrazos J

lunes, 11 de febrero de 2013

Febrero: mes de “besos, ternura...”

Y no, aunque lo parezca, no voy a hablaros de AMORRRR ;-)

En mi casa (hogar dulce hogar), desde que tenemos niños, febrero se ha convertido en el mes de las enfermedades. Y que conste que no es siempre culpa de ellos, faltaría más, aunque bien es sabido que los virus hacen buenas migas con los niños… Los que me seguís por twitter (y los que no, ¡venga!! ¡¿A qué esperáis?!), ya sabréis que la semana pasada estuve de viaje por trabajo en Berlín y que me tiré el viaje entero metida en la cama de la habitación del hotel, al principio con X grados de fiebre (no tenia termómetro) y después con muchos kilos de medicinas… Un viaje muy bien aprovechado, vamos.
Pero lo cierto es que yo ya sabía que tarde o temprano caería enferma. Como digo, desde hace ya al menos tres años (y por lo tanto, durante toda la existencia del pocho), no falla, salimos airosos de las Navidades e incluso de los fríos de enero, pero en cuanto llega febrero, comienzan a entrar los virus en casa y normalmente no paran hasta que, por lo menos una vez (algunos repiten), hayamos caído todos los residentes enfermos.
Pero venga, como febrero es oficialmente el mes del amorrrr, os diré también que este año en mi enfermedad he descubierto una cosa. Escribí hace mucho tiempo aquí acerca del poder curativo que tenemos los padres, que con un besito por aquí, una caricia por allá podemos hacer desaparecer todos los males a nuestros peques, como magos. Pues bien, ¡resulta que los niños también tienen poderes curativos hacia los padres! Con lo mal que he estado en este viaje, y fue llegar a casa y tener a los minis a mi lado, y que me dieran unos achuchones y unos mimitos, y ¡pluf! encontrarme ¡mil veces mejor!
Una buena sesión de “besos, ternura… (qué derroche de amor, ¡cuánta locura!)” con los minis bien vale ¡mil valentines!!!
Besos (virtuales y virusFREE) y abrazos J