miércoles, 30 de octubre de 2013

To Halloween or not to Halloween...

 ¡Esa es la cuestión!


Aquí en Bélgica pasa un poco como en España. En realidad (casi) nadie celebra Halloween a la americana (sino que más bien, hacen visitas a los cementerios), pero no dejan de hacer referencias al tema por aquí y por allá. Por un lado no he sido capaz de encontrar decoración de Halloween suficiente y variada (¡y barata!) en ninguna tienda, por otro lado, por ejemplo en el colegio ya la semana pasada (ya que ésta están de vacaciones), ya había un par de “guardianas” (las que trabajan en la guardería ¿se llaman así? O eso ¿es solo en la cárcel? Jejeje, que graciosilla) disfrazadas de brujas… En fin, que no nos acabamos de decidir si halloween o no halloween.
El caso es que este año por primera vez hemos decidido celebrar Halloween con los minis "por todo lo alto". Eso sí, a nuestra manera… No iremos de casa en casa pidiendo caramelos (de hecho caramelos habrá pocos-pocos), pero sí que nos vamos a disfrazar, y hemos invitado a unos amigos a pasar la velada del viernes en nuestra casa… A ver, os hago el inciso de que por amigos entiendo 6 adultos y… ¡8 niños! Tres de cinco y medio, una de cuatro y medio, dos de casi cuatro, una de tres, y una de año y medio…
Así que ya sabéis como pasaré el resto del fin de semana: ¡o recogiendo o desecha en mi cama!
Como toda decoración tengo una calabaza que en principio era para cocinarla, pero visto que no he encontrado otra cosa, la dejo para la decoración. El menú tendrá la mayoría de sus platos compuestos de calabaza – aquí la venden congelada en trocitos, ¡qué maravilla! (crema de calabaza, risotto de calabaza, tarta de calabaza) y luego otras cosas más tradicionales que sobretodo sé que les gustarán a los niños (muslitos de pollo, salchichas… sí, salchichas por Halloween, que al fin y al cabo la sangre germana ¡pesa!).
La familia de los minis ya tenemos los disfraces preparados. Pienso que la idea de disfrazarse es, para empezar, muy divertida para los niños, pero además también espero para perderle un poco de miedo a esos personajes de cuento maléficos (como las brujas, los fantasmas, etc) y así echarse unas risas.
La chiqui y yo seremos brujas (que no penséis que no me ha costado convencerla, que ella prefería ir de princesa, pero ya le he dicho que las princesas no dan miedo… bueno, aunque pensándolo mejor… jajaja, ¡hay de todo!). El pocho ha elegido ir de pirata con un tridente (¿?) Además es un tridente que ¡echa fuego a los malos! Y al germano le he comprado unos dientes de vampiro, no le veo yo haciendo mucho más esfuerzo. Además como ha dicho una de las invitadas, los adultos siempre podemos apelar a nuestros propios recursos naturales para dar miedo… MWAHAHAHAHAHAHA


¡FELIZ HALLOWEEN!
Besos y abrazos J

Pescado blanco al horno con patatas

Hoy os traigo una receta que tenía muchas ganas de compartir con vosotros porque yo la hago muy a menudo, y que es rica-rica y muy sencilla, como siempre J

Se puede hacer con cualquier tipo de pescado blanco. Yo he utilizado unos filetes de panga, que aquí se encuentran fácilmente. También se puede hacer con vino blanco en vez de limón, por si lo queréis probar (y ¡dependiendo de los comensales!).
Ingredientes: filetes de panga, patatas, cebolla, pimiento (yo he utilizado rojo), sal gruesa, hierbas (las que tengáis, yo he puesto tomillo y perejil), limón y aceite de oliva.
Empezar por pelar las patatas y ponerlas a hervir enteras en agua durante unos 20 minutos. Mientras tanto, cortar la cebolla y el pimiento, y rehogarlos en una sartén con aceite. Una vez las patatas estén hervidas y se hayan enfriado un poco, cortarlas en rodajas (yo las hago medias tirando a gruesas) y cubrir con ellas el fondo de la fuente. Espolvorear las patatas con la sal gruesa y las hierbas al gusto, y rociar con un buen chorro de aceite de oliva. A continuación poner el sofrito de cebolla y pimiento sobre las patatas con todo su aceitito (yo aquí no añado ni sal ni hierbas). Y finalmente colocar los filetes de panga encima, espolvorear de nuevo con la sal y las hierbas, y rociar el zumo del limón por encima y de nuevo un chorro de aceite. Poner al horno (calentado un poquitín antes) a 200 grados por arriba y por abajo (probé a 180 una vez pero el resultado fue más lento y en general peor), y dejarlo entre 30 y 45 minutos (a partir de 30 minutos ya podéis ir mirando, yo lo saco cuando el pescado se empieza un poco a “tostar” por los extremos, en ese momento las patatitas estarán verdaderamente en su punto).


Como veis es facilísimo y el resultado es sabrosísimo. Para mí es uno de esos platos que son a la vez muy sanos y satisfactorios. Si a vuestros peques no les gusta ni la cebolla ni el pimiento, pues también lo podéis hacer más sencillo sin estos ingredientes. Yo a mis minis se lo sirvo así y aunque retiran un poco “lo rojo”, al final siempre cae algo y así van acostumbrado el gusto.
Bon appétit J

martes, 29 de octubre de 2013

"La vérité sur l'Affaire Harry Quebert" (Joël Dicker)


De nuevo cayó en mis manos un magnífico libro. Me ha gustado mucho. Muy bien escrito, con un estilo fácil y asequible y no por ello falto de sofisticación. La historia entretenida, interesante, con misterio y hasta con lecciones muy útiles sobre cómo ser un buen escritor. Además, la novela es constante de principio a fin, sin cambiar de ritmo ni apresurar el final como sucede a veces. La única nota negativa es que es de nuevo un libro de un escritor en el que el personaje principal es un escritor también y habla (en parte y con un peso importante en la historia) de escribir libros… Entiendo que cada uno escribe de lo que mejor conoce, o lo que le motiva, pero a veces me resulta un poco, como decirlo, ¿limitado? ¿excluyente? Bueno, son tonterías mías, porque en todo caso lo recomiendo muchísimo, y a los que sepáis francés os diré que es muy fácil de leer así que animaros con el idioma original.

Buena lectura J

domingo, 27 de octubre de 2013

Reto 150 palabras: niebla, sombra, instante


Había oído hablar muchas veces de aquel lugar perdido en lo alto de una montaña, eternamente envuelto en una espesa niebla, y a donde pocos habían logrado llegar. Preparo su mochila concienzudamente como si de una última aventura se tratara. Quién sabe, quizás no regresaría jamás. Y así, con la mochila bien acomodada a su espalda, partió a buen ritmo con su sombra pegada a los pies y el alma llena de esperanza. Tras una marcha tranquila de varias horas subiendo la montaña sin incidentes, una lluvia torrencial comenzó a caer del cielo dejándolo empapado y sin prácticamente ninguna visibilidad. Tras continuar un tramo a tientas, de pronto, como por arte de magia, en un instante la tormenta cesó y allí, en la punta de la montaña pudo por fin distinguir el pueblecito perdido tal y como lo había imaginado. Sonrió satisfecho y atravesando las nubes su nueva vida comenzó.






150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer cómo nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.



jueves, 24 de octubre de 2013

Tu hermano pequeño NO es hijo único

Hola Chiqui (como te llama mamá en este foro…),
He decidido escribirte esta carta para contarte de primera mano qué tal está siendo esta semana en tu ausencia en casa.
Reconozco que aunque lo primero que hice el martes al despertarme fue preguntar por ti, la verdad es que yo estaba bastante emocionado con eso de ser hijo único por unos días. ¡Es la primera vez que tú y yo estamos separados tanto tiempo! Me imaginaba jugando con todos esos tesoros que tienes en tu cuarto y que normalmente no me dejas ver ni de lejos, me imaginaba a mamá leyéndome en exclusividad mis cuentos favoritos por la noche, y en general, me imaginaba acaparando toda la atención por primera vez en mi vida…
Gran error.
No sólo te echo de menos, porque eso de volver a casa y no tenerte para jugar (o molestarte, para que nos vamos a engañar) es un rollazo, pero es que esto es mucho peor de lo que pensaba. Mamá está todo el día encima de mi… me ha dado besitos para un mes entero, me cuida como si fuera un enfermo terminal y se pone todavía más pesada de lo que ya es habitual.
Además, yo no estoy aprovechando los juguetes para nada, y es que he descubierto que sin ti me da miedo estar solo en el cuarto de jugar, y que además, sin tus quejas varias porque te molesto o utilizo justamente el rotulador que querías tú, pues jugar es un rollo y los muñecos están como inanimados.
Leer los cuentos por la noche es más divertido cuando tenemos que negociar primero entre nosotros y nos sentamos a leerlos en tu cama (por cierto, tengo la impresión de que tus almohadones son mas mulliditos que los míos, pero hasta eso ha perdido su importancia).
No tener a nadie para partirme de la risa durante la cena cantando o haciendo tonterías (y alguna que otra guarrada) y que mamá repita mil veces que “en la mesa se come, no se juega”, y que papá se enfade y diga “mon Dieu!” y que hasta mamá se muera de la risa con como lo dice… lo echo de menos enormemente.
Y todos esos besitos y arrumacos de mamá que habitualmente me saben a victoria porque sé que tú también los quieres, ahora son de una pesadez inhumana…
Chiqui, que lo he decidido, esto de ser hijo único no mola nada de nada. Eres la mejor hermana mayor del mundo mundial, te quiero, te echo de menos, sin ti la vida es muuuuuuuuuuucho mas aburrida… y mamá me está volviendo loco, ¡vuelve pronto por favor!
Fdo: pocholo
PS: aquí la mamá del susodicho, pero bueno, que es esto de que le estoy volviendo loco, no hay manera, ¡estos minis nunca están contentos! Hum, en realidad es el él que me está volviendo loca. Desde que la mini-mayor no está, se pega a mí como una lapa y no hay manera de dejarlo solo en una habitación (porque le da miedo). Está aburrido, no quiere jugar solo a nada, y esto de ser hijo único le está sentando fatal J El pobre, es muy mono la verdad, y me da penita. Yo pensaba que se aprovecharía más de tener mi atención en exclusiva, pero lo cierto es que adora a la mini-mayor, y que yo no puedo ni de lejos suplir su ausencia porque ¡nadie le entiende (y le enseña tantas cosas y a superarse) como ella!

miércoles, 23 de octubre de 2013

lunes, 21 de octubre de 2013

Un mensaje muy esperado...

Y sí amigos, llegó el gran día, y mi chiquitina partió en su viaje del colegio esta mañana… Ains, con el alma en un puño estaba yo, eso sí, disimulando como una actriz oscarizada, y luciendo una sonrisa en la boca de oreja a oreja hasta que el autobús desapareció de mi vista.

Hacer la maleta fue ya toda una aventura. Con deciros que las instrucciones eran de una extensión de tres largas páginas con la lista exacta de cosas a meter, e indicaciones sobre cómo prepararle la ropita que ella misma deberá ponerse cada mañana. Cuatro bolsas de plástico con cada una: braguitas, calcetines, una camisina, una camiseta, pantalón y una chaqueta o jersey abrigado. En las bolsas bien visibles los números del 1 al 4 para que ella pueda identificar la bolsa que toca cada día. Y además una bolsa “R” con un recambio extra de todo por si acaso… A eso hay que sumarle la toalla, las botas de agua, pijamas, neceser… Imaginaros lo que ocupan cinco de todo, sobre todo los jerséis abrigados…. Parece que se iba ¡para un mes y no cinco días! Jajaja… En fin, la acabé tan solo ayer #malamadre pero bueno, lo logré #supermami
Las discusiones con los demás padres han sido de lo más divertidas esta mañana. Todos histéricos. Que si mira que pequeñines parecen, que si ella/él ha dormido como un tronco pero yo fatal, que si el conductor tiene pinta de experimentado y de haber dormido bien, que cuando tendremos noticias… De vedad que visto desde fuera da pena, pero desde dentro es cómico, y que os voy a decir, “semos asín”…
Y que alegría cuando hace un ratito, mirando la página web del colegio por quinta vez, he encontrado que había este mensaje:


Así que ya puedo respirar tranquila J por lo menos hasta el viernes… Menos mal que todavía me queda el pocho para desahogar con el todo esos achuchones y besitos que llevo dentro, jajaja, pobre, lo que va a sufrir de hijo único… 

Besos y abrazos J

domingo, 20 de octubre de 2013

Reto 150 palabras: mundo, puño, luz


En el mágico mundo de los números, el número uno, al ser el primero, es el rey. Siempre aparece en primera posición, es el primero en ser contado y el primero en asociase con otros para componer números de más de una cifra. A pesar de su buena posición, un día, número uno se levantó con el corazón en un puño... Número cero había desparecido. En realidad, se había escapado porque pensaba que él debía ser el primero pero nadie le hacía caso... Numero uno pensó y pensó, y finalmente tuvo una idea de donde podría estar escondido número cero. Y es que número cero, al ser redondo y con un agujero, adoraba ver como la luz pasaba a través de él. Efectivamente, cero estaba en lo alto de una montaña esperando el amanecer. Uno paso su brazo sobre cero y al darle un besito formaron un perfecto número 10.





150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer cómo nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

viernes, 18 de octubre de 2013

La vida te da sorpresas


(¡Me encanta esta canción!)

Si me seguís en twitter quizá ya os habréis enterado de que esta semana he tenido que hacer un mini-viaje a Madrid por trabajo.

Como comprenderéis, a pesar de la pereza y la logística que hay detrás para dejar a la familia bien organizada en mi ausencia (que puedo decir, en mi casa yo ¡soy la jefa! jajaja), cuando me toca viajar a España, pues siempre es una alegría (‘pal cuerpo y para el espíritu). Más todavía si aquí el otoño ya ha llegado de pleno (lluvia, bajada de las temperaturas, etc) y que en Madrid hace sol y ¡26 grados!!!!

Y como siempre la vida es impredecible… En este viaje me llevé una decepción pero también una gran sorpresa J

La decepción fue que finalmente las desvirtualizaciones medio planeadas no pudieron llevarse a cabo. Sniff, sniff, hubiera sido GENIAL poder charlar cara a cara y dar un buen achuchón a ciertas blogueras maravillosas. Hubiera sido… pero no pudo ser. Eso sí, no pierdo la esperanza de que en un futuro no muy lejano este sueño ¡se pueda cumplir!

Y la sorpresa vino de la mano de un encuentro fortuito con una chica argentina dulcísima (si estas por aquí, ¡manifiéstate! Jejeje) con la que, ejem-ejem, me perdí por el metro de Madrid (y mira que ¡era línea directa y solo tres o cuatro paradas! ¡Qué dos!!!!) Qué vergüenza, la verdad es que me sentí muy de pueblo, ¡jajaja! Como dijo mi germano cuando se lo conté: “eso solo te puede pasar a ti” (nunca se me ha dado bien la orientación geográfica, pero creo de verdad que perdí gran parte de mi cerebro con la maternidad) Pero fíjate que gracias a este despiste nos dio tiempo a contarnos y compartir un montón de cosas, y me recordó cuan maravilloso es conectar con la gente en el mundo 1.0, y que nada podrá nunca sustituir ese contacto (¡ni los facebooks, ni los twitters, ni los blogs!). Y qué bien que así sea.

En fin, que no sé si fue el clima, el sentirme totalmente relajada al ser todo en español (y es que es un gustazo eso de entender TODO lo que oyes y lees, sin necesidad de realizar ni el mas mínimo esfuerzo), o el hecho de que “Spain is different”, pero este viaje me ha dejado un gran sabor de boca y una morriña hacia mi madre patria, por muy ciudadana del mundo que me sienta.


Besos y abrazos J

domingo, 13 de octubre de 2013

Reto 150 palabras: agua, ojos, secreto


Con los niños por fin en el baño, el gatito “Patas” por fin podía tomarse un respiro de tantas carreras y juegos como habían estado haciendo toda la tarde. Como a él no le gustaba el agua, aprovechaba ese ratito para estirarse y después acomodarse confortablemente en su rincón preferido del sofá, y cerrar un poco los ojos. Allí estaba, ronroneando tan a gusto cuando de pronto alguien empezó a acariciarlo suavemente… ummmm, ¡qué gustito! Era el papá de los niños que sabía hacerle masajitos mejor que nadie. “Oh Patas, pero que bien estas aquí ¿eh? ¿Quieres una de tus galletitas? En todo caso, yo me voy a comer unas palomitas… Ya sé que todavía no es la hora de la cena, pero no te preocupes, no se lo diremos a nadie, ¡será nuestro secreto!” Y es que, seamos sinceros, ¡qué aburrida seria la vida sin estos momentos de placer!




150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer cómo nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.


jueves, 10 de octubre de 2013

Reloj no marques las horas...

Porque “voy a enloquecer”… mi chiquitina se hace grande a pasos agigantados y yo ¡no estoy preparada!

Resulta que en apenas 10 días, se llevan a mi primogénita de excursión con el colegio… durante… (sentaos)… ¡5 días (con sus cuatro noches)!!! Es lo que aquí denominan “classes vertes”. Yo alucino un poco… Ella está en 3° de maternal y tiene tan solo ¡5 años y medio!, me parece un poco ¿prematuro?
Así que así andaba yo, con un nudo en el estomago y un pelín histérica, cuando hace unos días me personé en la reunión de clase convocada precisamente para informarnos a todos los padres del evento y sus características. Había más de uno como yo, preguntándose por lo bajinis que si no son demasiado pequeños, que si saldrá todo bien… Y os puedo decir que al acabar la reunión salimos todos deseando tener 5 años de nuevo y poder apuntarnos también, porque se lo van a pasar ¡genial!
Lo tienen todo muy, pero que muy organizado. Llevan haciéndolo durante más de 10 años y, hasta el momento, nunca han tenido una mala experiencia (tipo, niño que lo pasa fatal, llora sin parar y hay que llamar a los padres para que vayan a buscarlo). Tienen preparada una agenda de actividades que me parece no les va a dar tiempo de echar de menos a sus padres y la rutina (y que además, cosa importante, ¡les dejará K.O. a la hora de irse a dormir!), incluyendo una fiesta de pijamas / discoteca, que, a juzgar por la cara que puso mi pichula cuando le hice el informe oral de la reunión (sí, me tiene dominada), será un éxito rotundo.
En fin, que salí de allí con la convicción de que esto va a ser una gran aventura para ella, de la que posiblemente se acordará toda la vida. Y tengo clarísimo que mi peque está más que preparada para el evento, pero bueno, no deja de ser la primera vez que la dejaremos así, en manos de otras personas que no sean los abuelos, por tanto tiempo… Y es que, si ya se está independizando a pasos agigantados, después de esto ya le puedo decir adiós por completo a su etapa “bebé”.
Y lo reconozco, eso cuesta…
Besos y abrazos J


lunes, 7 de octubre de 2013

Reto 150 palabras: vara, dedos, nata


“Anda mami, prepáranos una de tus tartas...”
“Pero que pesaditos os podéis poner, ¡cómo me dais la vara!”
“Por fi mami, es que nos gustan ¡tanto!”
“Bueno, de acuerdo, pero nada de ir metiendo los dedos en la preparación mientras voy agrediendo los ingredientes, ¿vale? Os dejaré rebañar el bol una vez haya puesto la mezcla en el horno, no antes.
En fin, ¿cuál preferís que prepare, la de zanahorias, la de naranja o la de chocolate? ¡Ah no!, la de chocolate no puede ser porque me faltan algunos ingredientes y además no tenemos nata. Así que, ¿Cuál preferís, la de zanahorias o la de naranja?”
“¡Yo prefiero la de naranja!”
“¡Yo la de zanahorias!”
“Vaya, pues empezamos bien… Venga, poneos de acuerdo y cuando lo hayáis decidido nos ponemos manos a la obra, porque espero que me vais a ayudar ¿no? Cuando me ayudáis siempre os parece ¡más rica!”




150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer cómo nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.