miércoles, 5 de marzo de 2014

Mini-Masajitos

Lo confieso, soy una “masaje-adicta”. Siempre lo he dicho, si me tocara la lotería, aparte de gastarme la mayor parte en viajar (bueno, y ya puestos a tener casas por todo el mundo), algo que no dudaría ni un instante es en tener una masajista particular para poder darme un masaje cada vez que lo necesitara (lo que vendría a ser todos los días, jejeje).


La culpa la tiene mi madre, que ya desde pequeñitas nos daba a mi sister y a mí unos masajitos increíbles. Esto ha perdurado desde entonces y es ir a visitar a mis padres y que me entren unas ganas infinitas de que mi mamá me dé un masaje… ¿Cuándo voy a crecer?


A muchas nos aconsejan que los realicemos a nuestros peques cuando son bebés, pero ¿por qué no seguir más adelante? De sobra son conocidos los beneficios de un buen masaje, tanto para el cuerpo como para el espíritu. Es relajante, revitalizador, y hasta curativo. Se puede dar en la espalda, en las piernas, en los brazos, en los pies, en la cabeza, en la cara… y cualquier escusa es buena para recibir uno: cansancio, estrés, celebración y hasta por puro aburrimiento, ¡por qué no!

Así que es una de estas “tradiciones familiares” que ya estoy transmitiendo a la generación siguiente, porque ya tengo a mi chiquitina enganchada con los masajitos que le doy (al pocho de momento ¡le entra demasiado la risa en cuanto le pongo un dedo encima!). Para mi es una prueba más de mi amor, aunque tampoco la necesite, y estoy convencida de que esto refuerza el lazo entre nosotras y que incluso es bueno para su autoestima y la confianza en sí misma. En fin, que si no lo hacéis con vuestros pequeños, ¡os lo recomiendo!



Sólo el tiempo dirá si, como yo, dentro de treinta años todavía me sigue pidiendo cuando nos veamos que le haga un masajito…

Besos y abrazos J


11 comentarios:

  1. A los diez a los veinte y a los treinta!!!! a mi me encantan los masajes en los pies, la espalda y la cabeza y, literalmente, babeo cuando mi madre me hace cosquillas en la espalda o me masajea el pelo. Al Loco le gusta dar masajes en las piernas y pies y espalda y me quedo como nueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues que suerte tienes!!!!!!!!!!!!! para que mi germano me haga dos minutos de masajes no veas lo que tengo que suplicar y a los pies ni se acerca!!!????

      Eliminar
  2. A mi me encantan los masajes!!
    Mi madre nunca me los dio, pero, es una bonita tradición a instaurar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Mi petite me da masajitos en la espalda, que son una delicia. Me acaricia, y se está un buen rato. También cuando toso, me golpea la espalda, para que se me vaya.
    Cuando a ellas les pongo crema para darles un masaje, se lo pasan en grande.

    ResponderEliminar
  4. Yo adoro los masajes... Si alguna vez tienes necesidad de dar alguno, puedes pasarte por casa sin problemas. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. en mi casa todos somos masajeadictos, pero mi señor es LO PEOR, siempre le digo que es el mejor regalo que me podría hacer, aprender a dar masajes!

    tú sigue dándoselos a los minis, que luego se los podrás pedir x)

    ResponderEliminar
  6. Como me gusta la idea, y la verdad es que nunca lo habia pensado. Toda la razon en que no hay por que dejar de hacerlo cuando crecen, lo pienso sobre muchas cosas que hacemos con ellos de peques y que parece que al ir creciendo se deben de abandonar por algun tipo de “norma” social, pero con lo que yo no comulgo. Pero lo de los masajes ni me lo habia cuestionado. Mil gracias porque creo que te voy a copiar la idea :) Un besazo y buen finde guapísima!

    ResponderEliminar
  7. Buenas, hablamos hoy de esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Eso, tu entrenales y que te den masajes a ti en el futuro!
    Por algún motivo no recibo las notificaciones de tus posts, me he perdido varios :(

    ResponderEliminar